Jean Anouilh




Jean Anouilh (1910-1987). Escritor francés, conocido por sus obras dramáticas.

«En algún lugar bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.»


«La belleza es una de las pocas cosas que no dan lugar a duda.»


«Nada es irreparable en la política.»


«Cada hombre piensa que Dios está de su lado.»


«Una fea impresión, un hombre que tiene miedo.»


«Hasta el día de su muerte, nadie puede estar seguro de su valor.»


«El amor es, sobre todo, un regalo propio.»


«Comprender, siempre comprender. Yo, no quiero comprender.»


«No hay que creer exageradamente en la felicidad. Sobre todo cuando se es de buena raza. No se consiguen más que decepciones.»


«Yo sólo amo una cosa: hacer bien lo que tengo que hacer.»


«Uno no puede llorar por todo el mundo, está más allá de la fuerza humana. Unos debe elegir por quién llorar.»


«Un buen actor nunca debe estar enamorado de nadie que no sea él.»


«Morir, morir… Morir no es nada. Empieza pues por vivir. Es menos curioso, es más largo.»


«Un genio sabe hacer entenderse a sí mismo fácilmente sin llegar a ser obvio.»


«Las pequeñeces matan los grandes amores.»


«Dios está en todas partes… Y, a fin de cuentas, está siempre con los que tienen mucho dinero y multitud de armas.»


«El amor es, por encima de todo, la donación de uno mismo.»


«Las preocupaciones acaban por comerse unas a otras, y al cabo de diez años, se da uno cuenta de que se sigue viviendo.»


«Siempre habrá un perro perdido en alguna parte que me impedirá ser feliz.»


«Cada uno de nosotros tiene un día, más o menos triste, más o menos lejano, en que, por fin, debe aceptar que es un hombre.»


«Es bueno para los hombres creer en las ideas y morir por ellas.»


«Una carta de amor hace reír a todos, menos a él y a ella.»


«Se tiene la edad que se quiere tener, y también la edad del dinero que se tiene.»


«Lo terrible en cuanto a Dios, es que no se sabe nunca si es un truco del diablo.»


«Las cosas nunca son como son. Siempre son lo que uno hace de ellas.»


«Todas las guerras son santas, os desafío a que encontréis un beligerante que no crea tener el cielo de su parte.»


«La vida es muy bella cuando a uno se la cuentan o cuando la lee en los libros; pero tiene un inconveniente; hay que vivirla.»


«Las mujeres son como la sopa: no hay que dejarlas enfriar.»


«Uno se es fiel a sí mismo y se basta.»