José Luís López Aranguren




José Luís López Aranguren (1909-1996). Filósofo español, ensayista y profesor universitario de ética influyente en su época.

«Lo que hoy es una herejía se suele convertir en la ortodoxia de mañana.»


«La moral se esgrime cuando se está en la oposición; la política, cuando se ha obtenido el poder.»


«La discriminación económica y profesional es determinada mucho más por las sexistas actitudes sociales que por la ley. Ni en igualdad de oportunidades, ni en igualdad de remuneración a trabajo igual, hay, ni con mucho, paridad entre la mujer y el hombre.»


«El papel político-social de la juventud para el perfeccionamiento de la comunidad es esencial porque la juventud es, precisamente, la edad del inconformismo, de la exigencia de perfección, del hambre y de la sed de justicia.»


«El marxismo es esencialmente político, se propone cambiar la estructura político-social de la polis. Esto sólo puede hacerse a través de una revolución (más o menos violenta, más o menos pacífica) para lo cual se necesita contar con una fuerza que no puede ser otra que la del proletariado.»


«El clasismo de la castidad femenina está, en la moral burguesa, muy a la vista. Lo que importa es la defensa social de nuestras mujeres y nuestras hijas…Al precio de la organización de la prostitución de las otras.»


«El hombre debe ser juzgado por la imagen social que proyecta de sí mismo -su respetabilidad- y por la imagen interior en que se contempla -su idealismo-. La moral que acabamos de describir no ha desaparecido aún, ni mucho menos. Pero no es la propia de nuestro tiempo y los jóvenes tienden a apartarse de ella.»


«Con frecuencia solemos caer en la trampa de considerar nuestro, frente a lo nuevo, aquello que tenemos desde hace tiempo aunque, en su origen, nos viniese tan de fuera, nos fuese tan extraño como lo nuevo de ahora.»


«Para recibir el don de la felicidad el talante más adecuado es, pues, el desprendimiento: no estar prendido a nada, desprenderse de todo. La felicidad, como el pájaro libre, no está nunca en mano, sino siempre volando. Pero tal vez, con suerte y quietud por nuestra parte, se pose, por unos instantes, sobre nuestra cabeza.»


«Quiero pensar que no me gusta volver atrás porque, aun cuando ya me voy haciendo bastante viejo, todavía prefiero mirar adelante, en la vida y en su autobiografía, los libros.»


«No tenemos las respuestas pero, aun sin ellas, sólo por buscarlas, nos hacemos ya responsables, y esto es todo y sólo lo que en verdad cuenta, porque esto es todo y sólo lo que de nosotros depende.»


«Buscamos la felicidad en los bienes externos, en las riquezas, y el consumismo es la forma actual del bien máximo. Pero la figura del consumidor satisfecho es ilusoria: el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no feliz. Podemos buscar la felicidad en el triunfo, en la fama, en los honores. Pero ¿no es todo eso sino pura vanidad, en definitiva nada o casi nada?»


«La masa -y vivimos, según se nos dice, en una sociedad de masas- continúa necesitando -tal vez más que nunca- el amor como artículo de consumo de primera necesidad.»


«Querríamos ser buenos pero no los somos, ni llegaremos a serlo; debe de haber una realidad de ultratumba en la que podamos ser plenamente buenos.»


«El terror engendra terror, presto siempre a convertirse en contraterrorista terror: inacabable dialéctica de la violencia.»


«El español siempre lo sabe todo. Y si de algo no sabe nada, dice: De esto hablaremos más adelante.»


«Las actitudes colectivas y la mentalidad evolucionan y, en ciertos aspectos, hasta se revolucionan.»


«Los valores morales se pierden sepultados por los económicos.»


«El marxismo es una sociología englobante de la economía, y no una teoría económica abstracta, separada, desgajada del resto de la realidad.»


«El análisis del lenguaje, como dijo Austin, no es la última palabra sino justamente la primera.»


«Buscamos la felicidad en los bienes externos, en las riquezas; el consumismo es la forma actual del summum bonum. Pero el consumidor nunca está satisfecho, es insaciable y, por tanto, no feliz. La felicidad consiste en el desprendimiento.»


«Cuando se habla mucho es que se hace poco.»


«El Opus Dei es la expresión de un catolicismo de cruzada, de lucha y de exterminio, de exaltación de la voluntad con fines belicistas.»