Marco Aurelio Almazán




Marco Aurelio Almazán (1922-1991). Escritor y diplomático mexicano.

«Sin ir más lejos: si a usted le transplantan mi cerebro por ejemplo, y a mí el suyo, usted sería el autor de este libro, y yo un hombre cuerdo.»

Peligros de los transplantes.


«Cuando las estadísticas nos dicen que la familia mexicana tiene un promedio de cuatro hijos y medio, nos explicamos por qué siempre hay uno chaparrito.»

Pensamientos pequeñitos.


«Jamás hay que discutir con un superior, pues se corre el riesgo de tener razón.»


«Vendo Maverick 1977, cuatro puertas, en magníficas condiciones y perfecto estado, pero con el único defecto de tender a chocar cuando quien lo guía va ligeramente alcoholizado.»

Anuncios francotes.


«Las pulgas de aquel perro estaban tan bien organizadas, que cuando llegaba una nueva, la mandaban a la cola.»


«Hay mujeres que no saben cocinar, sin embargo, tienen fritos a sus maridos.»


«El matrimonio es como la historia de los países coloniales; primero viene la conquista y luego se sueña con la independencia.»


«Se dice que existen tres clases de testigos: Los que han visto bien, pero dudan de lo que han visto. Los que han visto mal, pero creen haber visto bien. Y los que no han visto nada y aseguran haber visto todo.»


«Se llama aplomo la capacidad de enfrentarse a la guillotina sin perder la cabeza.»

Pensamientos pequeñitos.


«Vendo cachorros de madre Cocker Spaniel y padre desconocido.»

Anuncios francotes.


«El divorcio es la fe de erratas del matrimonio.»