Pedro Antonio de Alarcón




Pedro Antonio de Alarcón (1833-1891). Escritor y novelista español.

«Pero lo vi… Mi espíritu sin calma era ya de tu espíritu un reflejo… Toda mi alma se espació en tu alma, y en ella viose como en claro espejo.»


«La muerte es el puerto de todos los dolores.»


«El que va tras flores halla espinas. El que va tras espinas halla flores.»


«Si no has de amarme, dime que retire de ti mi admiración; si no he de amarte, haz que nunca te mire.»


«Yo sé que todo sueño es desatino, y el tuyo no pasó de ser un sueño.»


«Los amores vulgares necesitan el miedo para alimentarse, para no decaer.»


«Las gracias que hoy te adornan, los dones inmortales que la naturaleza gentil te prodigó, tu eterna vestidura de encantos virginales, tu nombre bendecido cantar pretendo yo.»


«Usted sabe…, lo mismo que yo, que las heridas del corazón no se curan. -Pero se tratan, señora, como dicen los facultivos.»


«Te miro, y lloro porque no me miras: me miras, y suspiro al hallar el desdén en tu mirada: suspiro, y lloro porque no suspiras, suspiras ¡ay! Y acongojado miro que no es por mí…»


«Tenemos el clavo… Ahora sólo me falta encontrar el martillo.»


«La raza judía era como yo la sospechaba, como la tenía en la imaginación, como la había leído en Shakespeare y otros poetas.»