Salvador Allende




Salvador Allende (1908-1973). Político y presidente de Chile hasta el golpe de estado de Augusto Pinochet.

«Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal con la Patria.»


«Estamos seguros de que la gran mayoría de la población chilena nos entregará ahora la responsabilidad de llevarlo a la práctica y materializar lo que Chile se merece: un futuro digno, independiente y soberano, un creciente bienestar general y una distribución más justa de los frutos de nuestro esfuerzo productivo.»


«Deben permanecer atentos en sus sitios de trabajo a la espera de mis informaciones. Las fuerzas leales respetando el juramento hecho a las autoridades, junto a los trabajadores organizados, aplastarán el golpe fascista que amenaza a la Patria.»


«Las grandes empresas trasnacionales no solo atentan contra los interes genuinos de los países en desarrollo, sino que su acción avasalladora e incontrolada se da también en los paises industrializados donde se asientan.»


«El proceso social no va a desaparecer porque desaparece un dirigente.»


«En nombre de los más sagrados intereses del pueblo, en nombre de la Patria, los llamo a ustedes para decirles que tengan fe.»


«El pueblo debe estar alerta y vigilante. No debe dejarse provocar, ni dejarse masacrar, pero también debe defender sus conquistas. Debe defender el derecho a construir con su esfuerzo una vida digna y mejor.»


«La historia no se detiene ni con la represión ni con el crimen. Esta es una etapa que será superada.»


«Lo he dicho, yo no soy Presidente del Partido Socialista. Yo soy Presidente de la Unidad Popular. Tampoco soy el Presidente de todos los chilenos; no soy un hipócrita que lo dice, no, yo no soy el Presidente de todos los chilenos; otra cosa muy distinta es que respete a todos los chilenos y que las leyes se apliquen a todos los chilenos.»

El Siglo, 7 de febrero de 1971.


«Ser joven y no ser revolucionario, es una contradicción hasta biológica (citado en El arte de hablar y escribir: Experiencias y recomendaciones).»

Discurso en la Universidad de Guadalajara, México, diciembre de 1972.


«Tengan la certeza que haré respetar la voluntad del pueblo que me entregara el mando de la nación hasta el 4 de Noviembre de 1976.»


«En vísperas de un nuevo año sería muy grato decirles que todo será fácil; desgraciadamente no es así.»

Mensaje de Año nuevo en 1973.


«Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron y entregaron su alegría y su espíritu de lucha.»


«Yo no tengo pasta de apóstol ni de mesías. No tengo condiciones de mártir, soy un luchador social que cumple una tarea que el pueblo me ha dado.»


«He ordenado que las tropas del Ejército se dirijan a Valparaíso para sofocar este intento golpista.»


«No tengo otra alternativa. Sólo acribillándome a balazos podrán impedir la voluntad que es hacer cumplir el programa del pueblo.»


«Este es un momento duro y difícil: es posible que nos aplasten. Pero el mañana será del pueblo, será de los trabajadores. La humanidad avanza para la conquista de una vida mejor.»


«En estos momentos pasan los aviones. Es posible que nos acribillen. Pero que sepan que aquí estamos, por lo menos con nuestro ejemplo, que en este país hay hombres que saben cumplir con la obligación que tienen.»


«Pagaré con mi vida la defensa de los principios que son caros a esta Patria. Caerá un baldón sobre aquellos que han vulnerado sus compromisos, faltando a su palabra… rota la doctrina de las Fuerzas Armadas.»


«Pero seria hipócrita el decir que yo soy el Presidente de todos los chilenos. No, hasta hay gente que quisiera que estuviese frito en aceite y soy chileno.»


«Sin tener carne de mártir, no daré un paso atrás. Que lo sepan, que lo oigan, que se lo graben profundamente: dejaré La Moneda cuando cumpla el mandato que el pueblo me diera, defenderé esta revolución chilena y defenderé el Gobierno porque es el mandato que el pueblo me ha entregado.»


«Los marxistas conjugamos una misma actitud y un mismo lenguaje frente a los problemas esenciales del pueblo.»

Discurso en la Universidad de Guadalajara, México, Diciembre de 1972.


«El compañero Presidente no abandonará a su pueblo ni su sitio de trabajo. Permaneceré aquí en La Moneda inclusive a costa de mi propia vida.»


«Un obrero sin trabajo, no importa que sea o no sea marxista, no importa que sea o no sea cristiano, no importa que no tenga ideología política, es un hombre que tiene derecho al trabajo y debemos dárselo nosotros.»

Discurso en la Universidad de Guadalajara, México, Diciembre de 1972.


«Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que por lo menos será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.»

Últimas palabras públicas de Salvador Allende.


«Pero, hombre, si no estoy ciego, tengo vista normal y hábitos normales.»

En Guadalajara, México, en conferencia de prensa.


«Trabajadores de Chile: el invierno está terminando y aparecen ante nosotros horizontes económicos promisorios.»

Allende, día 4 de septiembre de 1973 en la celebración del aniversario de su victoria.


«Pobre Pinochet, debe estar preso.»

Allende comenta ante el periodista Carlos Jorquera y el médico Arturo Jirón, cuando le informan que nadie logra encontrar a Augusto Pinochet por teléfono, al inicio del Golpe de estado del 11 de septiembre de 1973.


«La base política de mi gobierno, esta formada, por marxistas, por laicos y cristianos. Y respetamos el pensamiento cristiano, cuando ese pensamiento cristiano, interpreta el verbo de Cristo, que echó a los mercaderes del templo.»

Discurso en la Universidad de Guadalajara, México, Diciembre de 1972.


«Invito a Chile a Fidel Castro porque me da la gana. Porque soy el dueño de casa e invito a quien quiero.»

Allende al diario argentino El Cronista.


«Si me asesinan, el pueblo seguirá su ruta, seguirá el camino con la diferencia quizás que las cosas serán mucho más duras, mucho más violentas, porque será una lección objetiva muy clara para las masas de que esta gente no se detiene ante nada.»


«Tengan la seguridad de que el Presidente permanecerá en el Palacio de La Moneda defendiendo el Gobierno de los Trabajadores.»


«Yo sé que ustedes saben que no hay querella de generaciones: hay jóvenes viejos y viejos jóvenes, y en éstos me ubico yo.»


«Un castigo a la insolencia, cobardía, ataque artero y violencia que sectores tradicionales pusieron en campaña. ¿Por qué no haríamos nosotros las cosas humanamente?»

Allende, sobre desposesión y muerte del agricultor Baraona.


«Gracias, compañero y amigo, comandante de la esperanza latinoamericana, Fidel Castro.»

Allende en Cuba.


«No dudaría un momento en renunciar si los trabajadores, los campesinos, los técnicos y profesionales de Chile así me lo demandaran o sugirieran.»

En el juramento de su último gabinete.


«Hay algunos chilenos que quisieran que en sus casas les instalaran por lo menos tres cañerías: una de agua fría, otra de agua caliente y una tercera de tinto. Y eso es inaceptable y contra ello debemos combatir.»

Allende en inspección a las obras de la Línea 1 del Metro.


«Con las dificultades propias de los que caminan en un Ford del año 1920 y por un camino malo, vamos de tumbo en tumbo, pero avanzando, avanzando.»

Allende a corresponsales extranjeros.


«Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo.»

Último discurso de Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.


«Hay que explicarle a la gente por qué ocurre esto (el desabastecimiento). Nunca antes la gente tuvo un poder de compra y resulta que las industrias no estuvieron en relación con la entrega de sus productos respecto de la demanda de ella.»

< ··· 2 · >