Salvador Allende




Salvador Allende (1908-1973). Político y presidente de Chile hasta el golpe de estado de Augusto Pinochet.

«No habrá una guerra fratricida porque el Gobierno y el pueblo lo impedirán. Tampoco habrá un Presidente que se suicide, porque el pueblo sabrá responder”. Fuente: al pueblo, desde los balcones de La Moneda.»


«Estamos frente a un conflicto frontal sobre las grandes corporaciones trasnacionales y los estados. Estos aparecen interferidos en sus decisiones fundamentales, políticas, económicas, y militares, por organizaciones globales que no dependen de ningún estado y que en la suma de sus actividades no responden ni están fiscalizadas por ningún parlamento, por ninguna institución representativa del interés colectivo. En una palabra, es toda la estructura política del mundo la que está siendo socavada. Las grandes empresas trasnacionales no solo atentan contra los intereses genuinos de los países en desarrollo, sino que su acción avasalladora e incontrolada se da también en los países industrializados donde se asientan.(…) En nuestra confianza en nosotros, lo que incrementa nuestra fe en los grandes valores de la humanidad, en la certeza de que esos valores tendrán que prevalecer. No podrán ser destruidos.»

Discurso en las Naciones Unidas, 4 de diciembre de 1972.


«No habrá una guerra fratricida porque el Gobierno y el pueblo lo impedirán. Tampoco habrá un Presidente que se suicide, porque el pueblo sabrá responder.»

Al pueblo, desde los balcones de La Moneda.


«El dirigente político universitario tendrá más autoridad moral, si acaso es también un buen estudiante universitario.»

Discurso en la Universidad de Guadalajara, México, Diciembre de 1972 (citado en Ideario político de Allende: compañero presidente, p. 256).


«La revolución no pasa por la universidad, y esto hay que entenderlo, la revolución pasa por las grandes masas, la revolución la hacen los pueblos, la revolución la hacen, esencialmente, los trabajadores.»

Discurso en la Universidad de Guadalajara, México, Diciembre de 1972.


«La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Postales y Radio Corporación. Mis palabras no tienen amargura sino decepción. Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron.»


«El hombre de los países industriales ha llegado a la luna dominando la naturaleza. ¿Es justo que el hombre ponga un pie sobre la luna? ¿O no sería más justo que los grandes países pongan los pies sobre la tierra y se den cuenta que hay millones de personas que no tienen trabajo y que sufren de hambre?»

Allende entrevistado por Roberto Rossellini.


«…La Unión Soviética, a la que nosotros denominamos Nuestro Hermano Mayor…»

Allende en Moscú.


«Mis antecesores, en seis años, no nombraron nunca a un obrero en nada, y ahora quieren hacer creer a los trabajadores que las empresas deben ser de su propiedad. Les dicen que ellos deben ser dueños del cobre, del carbón, del salitre. ¡Cómo andaría el país!»


«La historia los juzgará.»

Último discurso de Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.


«Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente.»


«Aquí no hay primavera de Praga, es la primavera de Chile.»

Declaraciones al diario mexicano Excelsior.


«Yo soy cada día más partidario de las mujeres.»

Allende en Salta, Argentina.


«Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros, a la abuela que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños.»


«Llegaron en poderosos automóviles, jóvenes hijos de sus papás que nunca le trabajaron una hora a nadie y muchachitas que nunca han lavado una olla.»

Sobre la marcha de las cacerolas.


«¡Trabajadores de mi Patria!: Tengo fe en Chile y en su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, se abrirán de nuevo las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor. ¡Viva Chile!, ¡viva el pueblo!, ¡vivan los trabajadores!»

Últimas palabras públicas de Salvador Allende.


«La historia es nuestra y la hacen los pueblos.»


«En nuesta confianza en nosotros, lo que incrementa nuestra fe en los grandes valores de la humanidad, en la certeza de que esos valores tendran que prevalecer. No podran ser destruidos.»

< 1 ··· >