Santo Tomás de Aquino




Santo Tomás de Aquino (1224-1274). Teólogo y filósofo italiano canonizado y afamado dentro del culto cristiano por su enseñanza escolástica y su visión teológica sistemática.

«Tratad a los demás como deseáis que los demás os traten a vosotros.»


«El estudioso es el que lleva a los demás a lo que él ha comprendido: la verdad.»


«Toda verdad, dígala quien la diga, es del Espíritu Santo.»


«Cada hombre tiene que inventar su camino.»


«La acción de entender consiste en que la formalidad o concepto de la cosa conocida se encuentre en el cognoscente; en cambio, el acto de la voluntad se perfecciona por el movimiento hacia la cosa tal como es en sí.»


«El padre debe ser más amado que la madre, pues él es el principio activo de la procreación, mientras que la madre es tan sólo el principio pasivo.»


«El obrar sigue al ser.»


«La fe se refiere a cosas que no se ven, y la esperanza, a cosas que no están al alcance de la mano.»


«El amor no es una pasión, porque ninguna virtud es pasión, y todo amor es cierta virtud.»


«El maestro que se limita a responder un problema solamente con argumentos (citando autores) deja al discípulo con la cabeza vacía.»


«Las mujeres pueden adornarse lícitamente para conservar la elegancia de su estado, e incluso añadir algo para agradar a sus maridos.»


«La justicia es la firme y constante voluntad de dar a cada uno lo suyo.»

(En latín: Iustitia est constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi.)


«Justicia sin misericordia es crueldad y misericordia sin justicia genera disolución.»

(En latín: Quia iustitia sine misericordia crudelitas est, misericordia sine iustitia mater est dissolutionis.)


«El pecado ofende a Dios lo que perjudica al hombre.»


«Operari sequitur esse.»

(El obrar sigue al ser.)


«Dios, que es acto puro y no tiene nada de potencialidad, tiene un poder activo infinito sobre las demás cosas.»


«El Alma se conoce por sus actos.»


«Creer es un acto del entendimiento que asiente a la verdad divina por imperio de la voluntad movida por Dios mediante la gracia.»

(Summa Theologiae 2-2, q. 2, a. 9)


«Como individuo, la mujer es un ser endeble y defectuoso.»


«¿Como podemos vivir en armonía? Primero necesitamos saber que somos todos igualmente amados por el mismo Dios.»


«La raíz de la libertad se encuentra en la razón. No hay libertad sino en la verdad.»


«La espiritualidad cristiana no tiene más norma que la de seguir a Cristo maestro.»


«Los bueno es aquello en cuya posesión el apetito descansa, y lo bello, en cambio, aquello cuya contemplación agrada.»


«El verdadero maestro es aquel que ayuda al alumno a alcanzar la perfección de la ciencia.»


«Contemplar y dar a los demás lo contemplado.»


«El único instrumento que los hombres tenemos tanto para perfeccionarnos como para vivir dignamente es la educación.»


«Los hombres son grandes en la medida en que buscan a Dios y lo encuentran.»


«Educar es promover a la prole el estado perfecto del hombre en cuanto hombre, esto es, al estado de virtud.»


«La existencia de Dios es evidente en sí misma, pero no para nosotros, por tanto, debe demostrarse.»


«El ser de las cosas, no su verdad, es la causa de la verdad en el entendimiento.»


«Es preciso admitir algo que sea absolutamente necesario, cuya causa de su necesidad no esté en otro, sino que él sea causa de la necesidad de los demás. Todos le dicen Dios.»


«Jesucristo es la imagen de Dios en lo humano.»


«Es evidente que existe la verdad. Porque el que niega que existe la verdad, conoce que la verdad existe. Si, pues, no existe la verdad, es verdad que la verdad no existe.»


«La ley es la prescripción de la razón, ordenada al bien común, dada por aquel que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad.»


«Lo que se recibe se recibe al modo del recipiente.»


«Todos los hombres por naturaleza desean saber.»


«Teme al hombre de un solo libro.»


«La noche es el tiempo propicio para la contemplación y el estudio.»


«Si alguien no ama la verdad no es hombre.»


«El Ser subsistente por sí mismo.»

< ··· 2 >