Sir Francis Bacon (3)




Sir Francis Bacon (1561-1926). Barón, vizconde y canciller inglés, afamado político, filósofo y escritor.

«La experiencia de los siglos prueba que el lujo anuncia la decadencia de los imperios.»


«El mar, por su naturaleza, estaría tranquilo y quieto si los vientos no lo revolvieran y turbaran. De la misma manera el pueblo estaría quieto y sería dócil si oradores y sediciosos no lo removiesen y agitasen.»


«Las democracias suelen ser más tranquilas y están menos expuestas a la sedición que el régimen gobernado por una estirpe de nobles.»


«Nada se sabe bien sino por medio de la experiencia.»


«La antigüedad del tiempo es la juventud del mundo.»


«Escoger el propio tiempo es ganar tiempo.»


«Tener tranquilo el ánimo y alegre el humor a las horas de comer y de dormir, es uno de los preceptos cuya práctica contribuye más a prolongar la vida.»


«Los buenos modales equivalen a una traducción de la virtud en lengua vulgar.»


«Hay muchos medios de hacerse rico, pero muy pocos de hacerlo con honradez; la economía es uno de los más seguros, a pesar de que tampoco es del todo inocente, porque resta una parte a la caridad.»


«La prosperidad no existe sin temores ni disgustos, ni la adversidad sin consuelos y esperanzas.»


«No hay cosa que cause más daño que pasar por inteligente la gente astuta.»


«Representa un extraño deseo buscar el poder y perder la libertad.»


«Las sospechas son entre los pensamientos como los murciélagos entre las aves, siempre echan a volar con el crepúsculo.»


«Quien se propone ser caritativo después de muerto es, mirándolo bien, generoso con los bienes de los demás, no con los propios.»


«La castidad es como la naturaleza del sol que pasa por las inmundicias, y queda puro como antes.»


«Los franceses son más inteligentes de lo que parecen y los españoles parecen más de lo que son.»


«La naturaleza de la castidad es como la de los rayos solares, que pasan sobre las inmundicias y quedan puros como antes.»


«Los hombres situados en altos puestos son tres veces siervos.»


«Saber escoger el tiempo es ahorrar tiempo.»


«El dinero es un buen sirviente, pero un pésimo maestro.»


«Las casas se construyen para ser habitadas, no para ser contempladas.»


«Las verdades emergen más fácilmente del error que de la confusión.»


«¿Qué motivo tengo para irritarme porque un hombre se ame a sí mismo más que a mí?»


«No hay belleza sin algo extraño en sus proporciones.»


«Pide prudente consejo a los dos tiempos: al antiguo, sobre lo que es mejor; al moderno, sobre lo que es más oportuno.»


«¿Cómo puedo tomarme con interés mi trabajo cuando no me gusta?»


«El disimulo es una sabiduría abreviada.»


«Si comienza uno con certezas, terminará con dudas; mas si se conforma en empezar con dudas, llegará a terminar con certezas.»


«La causa final, como una virgen a Dios consagrada, nada alumbra.»


«Una multitud no es compañía.»


«El medio más seguro de impedir las revoluciones es evitar las causas.»


«Los metafísicos se parecen a las estrellas: dan poca luz por estar demasiado altos.»


«El tiempo es la medida de los negocios, como el dinero lo es de las mercancías.»


«Sólo obedeciéndola se doblega a la naturaleza.»


«En lo que acción se refiere, el hombre no puede hacer otra cosa que aproximar o separar los cuerpos naturales; lo demás lo realiza la naturaleza.»


«Mientras admiramos y exaltamos las facultades de la inteligencia humana, nos olvidamos de buscar sus verdaderos colaboradores.»


«Quien posee mujer e hijos ha entregado rehenes a la fortuna.»


«La venganza es una especie de justicia salvaje.»


«Las personas vanas e indolentes afectan despreciar las letras; los hombres sencillos las admiran sin tocarlas, y los sabios las usan y las honran.»


«Las mujeres son las reinas de los jóvenes, las compañeras de los adultos y las nodrizas de los viejos.»

< 1 · 2 ··· 4 · 5 >