Sir Francis Bacon




Sir Francis Bacon (1561-1926). Barón, vizconde y canciller inglés, afamado político, filósofo y escritor.

«No hay cosa que haga más daño a una nación como el que la gente astuta pase por inteligente.»


«La historia hace a los hombres sabios; la poesía, ingeniosos; las matemáticas, sutiles; la filosofía natural, profundos; la moral, graves; la lógica y la retórica, hábiles para la lucha.»


«Las esposas son nuestras amantes en la juventud, nuestras compañeras en la edad madura y nuestras enfermeras en la vejez.»


«La verdad es hija del tiempo, no de la autoridad.»


«El hombre tiene en sus propias manos el molde de su fortuna.»


«La lectura hace al hombre completo. La conversación lo hace ágil. La escritura lo hace preciso.»


«Hay que agradecer a Maquiavelo y a los escritores de este género que digan abiertamente y sin disimulos lo que los hombres acostumbran hacer, no lo que deben hacer.»


«El dinero es un buen siervo, pero mal maestro.»


«El juez debe tener en la mano el libro de la ley y el entendimiento en el corazón.»


«El espíritu humano no recibe con sinceridad la luz de las cosas, sino que mezcla a ellas su voluntad y sus pasiones; así es como se hace una ciencia a su gusto, pues la verdad que más fácilmente admite el hombre es la que desea.»


«El hombre no es sino lo que sabe.»


«El conocimiento se adquiere leyendo la letra pequeña de un contrato; la experiencia, no leyéndola.»


«A la naturaleza sólo se la domina obedeciéndola.»

En latín: Natura non nisi parendo vincitur.


«La virtud de la prosperidad es la templanza; la de la adversidad es la fortaleza, que en moral es la virtud más heroica.»


«La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.»


«El respeto a sí mismo es, después de la religión, el mejor freno de todos los vicios.»


«La perfección de la propia conducta estriba en mantener cada cual su dignidad sin perjudicar la libertad ajena.»


«El egoísta sería capaz de pegar fuego a la casa del vecino para hacer freír un huevo.»


«Poca ciencia aleja muchas veces de Dios, y mucha ciencia conduce siempre a él.»


«El conocimiento es poder.»

En latín: Scientia potentia est. o Scientia est potentia.


«La lectura hace al hombre completo; la conversación lo hace ágil, el escribir lo hace preciso.»


«La ocasión hay que crearla, no esperar que llegue.»


«La felicidad de los grandes consiste no en sentirse felices, sino en comprender cuán felices piensan otros que han de ser ellos.»


«La historia hace ilustrado al hombre; la poesía, ingenioso; las matemáticas, sutil…»


«La esperanza es un buen desayuno pero una mala cena.»


«La discreción en las palabras vale más que la elocuencia.»

Otra versión: “La discreción en el habla vale más que la elocuencia”.


«La discreción es una virtud sin la cual las otras dejan de serlo.»


«Es triste condición tener pocas cosas que desear y muchas que temer, y, sin embargo, tal suele ser el caso de los reyes.»


«Escoger el momento es ahorrar tiempo.»


«En el Gobierno, todo cambio es sospechoso, aunque sea por mejorar.»


«El malo, cuando se finge bueno; es pésimo.»


«En caridad no hay excesos.»


«El silencio es el reposo del espíritu.»


«Las casas son para habitar y no para contemplar.»


«La verdad surge más fácilmente del error que de la confusión.»


«La soberanía del hombre está oculta en la dimensión de sus conocimientos.»


«Nada induce al hombre a sospechar mucho como el saber poco.»


«La filosofía estudiada de manera superficial nos aleja de Dios; estudiada en profundidad, nos vuelve a Él.»


«Para poder dar órdenes a la naturaleza hay que saber obedecerla.»


«La naturaleza está a menudo escondida, a veces dominada, raramente extinguida.»

< ··· 2 · 3 · 4 · 5 >